Destacada para vacaciones¿Más de seis meses ya? ¡Vaya! Menudas vacaciones ha tenido este blog. Tras más de medio año sin actividad ninguna, toda persona se plantea si dejarlo o continuar, así que ya va siendo hora de publicar nuevas entradas de interés. Recuerdo que uno de mis jefes decía: “Debemos hacer como las gallinas, poner el huevo y cacarear”. Aunque no hubo cacareo, ha habido mucho trabajo en torno a las tecnologías libres. He pasado parte de mi tiempo libre con grandes juguetes como Liferay Portal, Docker o MongoDB, y en el trabajo, como de costumbre, ejerciendo de arquitecto de soluciones Red Hat y apoyándolos como preventa, aunque ahora trabajando en Comware SA, una de las más grandes empresas integradoras de tecnología en América Latina.

Es apasionante sentir que cuanto más aprendo sobre estas tecnologías, más se incrementa mi curiosidad, porque el portafolio está compuesto por muchísimos más productos además del sistema operativo, que curiosamente son desconocidos por bastantes personas, incluso en en distintas comunidades de software libre. En el presnte aprendizaje ya hay un largo camino recorrido pero lo mejor es que es más largo lo que queda por andar. Mejor que hacerlo sólo, es mejor compartirlo con vosotras, espero que os animéis a acompañarme 🙂

Siendo así, me comprometo a hacer un esfuerzo para publicar entradas con mayor frecuencia, incluyendo una nueva línea sobre Red Hat, que quiero orientar más allá de la técnica pura, comentando factores como casos de implementación, ventajas, etc. De la misma forma, también habrá más entradas con otras temácitas, como los proyectos sociales que llevamos adelante, opiniones personales y experiencias. En definitiva, darle más vidilla y dinamismo al blog, que a veces tengo la impresión de tener un portal web de manuales de software libre más que un blog personal.

Finalizo con la autoflagelación autocrítica, asumiendo el regaño del maestro Rosendo, donde dice que “no hay tiempo de contar hasta diez cuando se viene de paso”, por lo que tendré que hacer caso a su propuesta de “ponte pues en marcha y dale calor que se enfría”, y es que ciertamente, Bogotá es una ciudad muy fría.

Ponte pues en marcha y dale calor que se enfría
Etiquetado en:        

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.